En el pasado pleno ordinario del mes de septiembre del 2019 el grupo municipal de Ciutadans se interesó por la evolución de la seguridad y la aplicación de las ordenanzas municipales en determinadas áreas; en concreto en la limitación del uso público en plazas de la ciudad. En el pleno de diciembre el partido naranja volvió a preguntar por los actos vandálicos que utilizaron la fachada del ayuntamiento como blanco de intereses políticos vandalizando un espacio ciudadano que pertenece a toda la ciudadanía. Y volvieron a preguntar por la ola de robos que se dio en los colegios de la ciudad en el pleno de enero de 2020.

 

Tras el aumento incesante de la ocupación, la sustracción, el asalto a comercios y empresas, el grupo municipal de Cs ha mostrado su preocupación y su interés  presentando una pregunta al gobierno de la ciudad para que le responda a las sanciones por inseguridad, vandalismo robo y ocupación en Mataró.

 

El concejal de Cs, José Molero, ha explicado que “en todas las respuestas que obtuvimos de los concejales de área fueron evasivas, exculpatorias o inculpatorias” de entre todas esas respuestas la más sorprendente, explica Molero, fue “la de otorgar a las ordenanzas municipales un carácter pedagógico”.